Influenciados para bien

Hace algunos años escuchaba una expresión que está en los Proverbios y dice de la siguiente manera: Hierro con hierro se aguza; y así hombre aguza el rostro de su amigo. Proverbios 27:17

De este precioso tema nos habló nuestro buen hermano y ministro del  Señor, Efraín Valverde  junior  de San Diego California, estando  en  la  ciudad de Guayaquil, creo que fue  por allá en el año 1993. Para  ese tiempo el Señor me concedió la oportunidad de viajar  para ese lugar en compañía de mi esposa; habíamos sido invitados por otros hermanos ya que trabajábamos en la obra del Señor en el  departamento de Nariño, cerca a la frontera. Fue una hermosa experiencia pues nuestro Dios nos permitió conocer nuevas personas, entre ellos hermanos y ministros  tanto del Ecuador como de Los Estados Unidos.

Pienso que desde hace muchos años hemos sido influenciados para bien, pues a partir  de ese primer viaje siguieron  muchos y en esos eventos fraternales  en  lugares como Esmeraldas, Guayaquil, Quevedo, San Juan, Pueblo Nuevo y otros; aparte de fraternizar, es mucho  lo que hemos aprendido, por  ejemplo  la lealtad, el compañerismo y muchas cosas dignas de resaltar.

Para el año 1993 quien acompañaba a nuestro hermano  Efraín, era nuestro hermano Josué Nava, pastor en Oregón, amigos de siempre hasta hoy. Después de algunos años nuestro hermano Josué Nava, siguió viajando a estos eventos en Ecuador, acompañado de nuestro buen hermano Alfredo Cruz, pastor en una ciudad del estado de Washington.
De ellos he aprendido lo que es la lealtad, la sencillez, el amor, cosas tan escasas hoy en nuestro ambiente religioso.

Las  escrituras nos habla de personajes que fueron influenciados para bien; por ejemplo Jetro  suegro de Moisés, tuvo que ver mucho con el modelo de trabajo, a realizar cuando se  trataba  de  juzgar asuntos entre el pueblo de Israel, que a su regreso de Egipto, era ya una gran multitud. Este trabajo  para Moisés era dispendioso, pero su suegro le aconsejó delegar funciones, lo cual le trajo grande alivio. Y que decir del profeta Eliseo, quien nunca quería perder de vista Elías, pues sabía que junto a él siempre tenía la bendición del Eterno.

Fue tan tremenda la influencia recibida por el profeta Eliseo, de su buen amo Elías, que cuando éste fue arrebatado a los cielos y le tiró su manto, conocedor de la virtud que recibiría de lo alto, exclamó frente al río Jordán, batiendo  dicho manto: ¿ dónde está el Dios de Elías? Y de inmediato las aguas se abrieron. De ahí en adelante Eliseo fue el sucesor y gran profeta de Dios. Nuestro buen Señor Jesús dijo: El discípulo no es superior a su maestro, mas todo el que fuere perfeccionado, será como su maestro. Lucas  6:40
El  apóstol  Pablo hizo referencia  y  elogio de la buena  influencia que había recibido Timoteo de la abuela  Loida y  en su madre Eunice. 1 Timoteo 1: 5; y éste mismo influyó grandemente en el progreso espiritual  de discípulos como Tito, Filemón, Onésimo, del  mismo Timoteo y muchos mas.

Hablando en mi caso  y de personas del  tiempo presente tiempo me faltaría  y pecaría por omisión, pues son muchos  los hermanos , entre ellos  buenos ministros  del Señor  los que han influenciado mi vida, en todas las áreas  , sobre todo en lo espiritual .Quiero  mencionar  al anciano ministro Efraín Valverde ,fundador  del periódico Maranatha, quien  ya durmió en el Señor. Sus enseñanzas han sido de bendición para mi vida. De igual manera  nuestro  buen hermano y ministro  Efraín II, residente  en  San Diego, a quien conocimos por primera vez en Guayaquil, su  amistad y concejos, siempre los recibimos con aprecio.
De nuestro hermano  Josué Nava, amigo también desde  aquella época, pues era quien acompañaba  al hermano Efraín II.

Desde ese tiempo hasta ahora no ha dejado de ser nuestro  apoyo, pues no solo ha sido nuestro consejero, sino que siempre se ha portado como padre. Hoy en sus viajes quien le acompaña es nuestro  hermano Alfredo Cruz, pastor en Helma, Washington: Dios bendiga  estos siervos por sus buenos detalles.

No  podría olvidar jamás a un varón, que fue siempre nuestro anfitrión en Guayaquil; hace algunos meses  partió para estar presente  al Señor, se trata de nuestro buen hermano Henry  Alvear, pastor  en  San Filipo, Guayaquil.  Su partida nos dolió bastante, pero  el Señor lo requirió .Siempre se esmeró  por atender  a todos los hermanos que visitaron ese hermoso país del  Ecuador.

Junto con mi hermano Abelardo  Porras, pastor en Palmira Colombia, han  sido muchas las bendiciones que el Señor  nos ha dado en estos viajes al  Ecuador, en los encuentros  con tan preciosos hermanos. Nuestro hermano Lauro Herrera, pastor en Quevedo y todos los hermanos de ese lugar, todos tan especiales. El pastor Ignacio  Rodríguez, demás pastores, ministros y congregación  en Esmeraldas, quienes  nos contagian con su alegría para alabar al Señor. Abel Rodríguez, pastor en San  Juan, Guillermo Torres, quien pastorea en Pueblo Nuevo, todos tan hospitalarios.

De ellos y muchos otros hemos  aprendido y tenido hermosas experiencias en  el  Señor. En una palabra, a pesar de tantas cosas malas que nos rodean seguimos siendo INFLUENCIADOS PARA BIEN.

No hay comentarios:

Publicar un comentario